martes, 26 de octubre de 2010

Casos de doble nacionalidad en remesas cadivi


Autoridades de Colombia y Venezuela investigan casos irregulares de doble nacionalidad en los documentos que se adjuntan para el envío de remesas desde la nación Bolivariana a familiares en Cúcuta.

Se suman a registros consulares con firmas adulteradas, tarjetas de identidad falsas y otros requisitos que no se cumplen con apego a la ley, en el afán de obtener ganancias con los llamados giros Cadivi (Comisión de Administración de Divisas).

La lupa sobre esas situaciones la pusieron los delegados departamentales de la Registraduría, Luis Carlos Gaitán y Henry Peralta Páez; el Registrador especial de Cúcuta, Alirio Villamizar, y el Cónsul General de Venezuela en Cúcuta, Sergio Ramón Arias Cárdenas, en una reunión sostenida ayer en la sede consular.

Estuvieron el jefe de la oficina de San Antonio del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), Gustavo Sandoval; notarios de Cúcuta, cónsules adjuntos de Venezuela, miembros del Grupo Gaula de la Policía, entre otros funcionarios.

El propósito fue intercambiar información entre las autoridades de los dos países que hacen vida en esta frontera y revisar los casos puntuales.

El delegado de la Registraduría, Henry Peralta, explicó que por tratarse de una frontera que tiene mucha circulación de ciudadanos de los dos países, es normal encontrar personas con la doble nacionalidad, pero hay quienes la tienen mal adquirida.

Explicó que con el incremento del envío de remesas han sido detectadas diferentes situaciones, incluso en el Consulado de Venezuela en Cúcuta, lo que ha generado bastante preocupación.

Son casos como falsedad en registros civiles y tarjetas de identidad, adquirir la nacionalidad colombiana o venezolana de manera fraudulenta y todo lo que tiene que ver con procesos de identificación que han generado un problema grande, según Peralta Páez.

Dijo que la situación es tan grave en el tema de las remesas venezolanas que en la Registraduría han tenido pérdida de material de identificación.

“Se han robado material misional en tarjetas de identidad y esto es una preocupación bastante grande, por lo que se hizo necesario tomar medidas de custodia. Eso es delicado y lo ha generado el tema de los giros Cadivi”, aseguró.

Precisó que en el caso de la doble nacionalidad de manera irregular no deja de preocupar, porque la delegación departamental de la Registraduría, que no es la competente en el tema, atiende 15 casos diarios de situaciones particulares de ciudadanos venezolanos y colombianos.

“Imagínese en cada una de las Registradurías donde hay frontera como Cúcuta, Puerto Santander, Tibú y Sardinata, por lo que estamos hablando de muchos casos que se presentan a diario”.

Agregó que con la renovación de la cédula de ciudadanía en Colombia el tema de identificación quedó sistematizado, lo que ha permitido detectar casos de ciudadanos hasta con tres nacionalidades vigentes, que el sistema está bloqueando.

“La preocupación nuestra es decirle al ciudadano, ustedes no saben hacia dónde vamos y puede darse una unión de informaciones entre Colombia y Venezuela y van a tener inconvenientes aquellos que adquirieron mal la nacionalidad, con problemas serios en el país vecino”, puntualizó Henry Peralta.

Habrán sanciones

El Cónsul General de Venezuela en Cúcuta, Sergio Arias Cárdenas, denunció que han tenido problemas con la documentación que algunos usuarios adjuntan para obtener visas y otros documentos que expiden, incluidos casos irregulares de doble nacionalidad.

“Se han detectado casos de doble nacimiento, es decir que la persona figura como nacida en Colombia y en Venezuela. Se están estudiando los procedimientos para aplicar los correctivos necesarios”, según el Cónsul.

Dijo que el venezolano legalmente establecido en Colombia debe hacer el registro de los hijos en el Consulado venezolano, para que sea notificado al organismo competente, al igual que el colombiano que está de manera legal en Venezuela, evitando los pasos irregulares a fin de evitarse líos jurídicos.

Reiteró que se han detectado más problemas de adulteración de firmas, con unos 1.000 expedientes de una sola empresa que envía remesas desde Venezuela hacia Cúcuta, en los cuales las firmas que aparecen en esos documentos no son las registradas de manera legal por los cónsules de segunda.

“Eso significa que tenemos que poner más atención y revisar con más calma. El Tribunal en Venezuela determinará si existe falsedad o adulteración, y en ese caso citarán a los involucrados, que en la mayoría de los casos son personas con doble cedulación”, puntualizó el Cónsul.